En vísperas de un centenario

08/12/2019

       Es posible que el año que viene se apropien de Concepción Arenal tanto la derecha como la izquierda. Y harán bien. A ella le habría gustado. En vida la lincharon una y otra, porque era una mujer conciliadora, que veía lo bueno que había en todas partes. Pero este no es un país en que se aprecie lo bueno de los demás, ni se tolera que se aprecie. (Aunque de nobis ipsis silemus: yo nunca he estado en un partido de fútbol, pero iré de buena gana cuando los de un equipo aplaudan sinceramente -no con mala intención, para humillar a los propios, porque eso sí se hace- las buenas jugadas del equipo contrario). Por ejemplo: Concepción Arenal fue una entusiasta de la Cruz Roja, lo que le criticaron (los de derechas) porque la CR hacía beneficencia y no caridad cristiana. Concepción Arenal fue también una entusiasta de las Conferencias de San Vicente de Paúl, lo que le criticaron (los de izquierdas), porque las CSVP hacían una caridad de beatas. Y Arenal se preguntaba, ¿no ayudan tanto una como otras a los demás? ¿Y no es eso lo importante?

       Concepción Arenal fue una de las grandes intelectuales de su siglo. Pero hizo propuestas muy concretas, que se consideraron demasiado simples. Sí, muy simples, ningún intelectual (varón) de su tiempo se habría atrevido a hacerlas. Por ejemplo, las "Decenas". Arenal creó un montón de "Decenas". Cada "Decena" era simplemente un conjunto de diez personas que acordaban ayudar a una familia pobre (hoy diríamos: económicamente débil, o más allá del umbral de la miseria): lo acordaban sin formalismo alguno y sin compromiso alguno. Eso era todo. Sin ningún ropaje ideológico ni confesional. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Archivo
Entradas recientes

10/15/2019

6/6/2019

4/21/2019

Please reload

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© Antonio Pau                                                                        

 

antonio-pau@hotmail.com