Romances sucesivos

11/23/2017

La milonga, además de una variedad rápida del tango, es el lugar del baile, un lugar muy semejante en todas las ciudades, y hay ciudades con milongas en muchas partes del mundo. Todas las milongas están en penumbra, en todas suenan las mismas piezas, y en todas hay dos filas de sillas, que no están enfrentadas para contribuir al misterio. En una fila hay hombres sentados, y en la otra mujeres. De cuando en cuando un hombre se levanta y se dirige a una mujer, la mujer se levanta, y entonces se abrazan. El tango es la única circunstancia de la vida en que el abrazo precede al amor. Porque esos seres solitarios que están sentados en fila están ansiosamente predispuestos a enamorarse, y se enamoran siempre en los tres minutos que dura un tango. A lo largo de una misma tarde se suceden varios romances, en los que el hombre se estremece al estrechar en sus brazos los cuerpos de mujeres desconocidas, que unas son altas y otras bajas, unas ligeras y otras corpulentas, y unas emanan un perfume y otras otro, y la mujer se siente amparada y hasta querida en los brazos de hombres que cada vez la estrechan de manera distinta. Y en lo que duran la partitura y el abrazo no se hablan, porque donde hay tanto sentimiento están de sobra las palabras, y porque las caras están demasiado cerca, y a veces las mejillas se rozan y entonces se sienten unidos para siempre un instante.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Archivo
Entradas recientes

10/15/2019

6/6/2019

4/21/2019

Please reload

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© Antonio Pau                                                                        

 

antonio-pau@hotmail.com