Ficciones

11/12/2017

La distinción entre ficción y realidad, o entre novela y vida, no puede entenderse como una contraposición. Toda ficción es realidad (nadie puede inventar nada si no es sobre la base de su propia experiencia), y toda realidad es ficción (la parte de realidad que captamos es tan mínima, que en realidad nos forjamos un juicio imaginario de ella). Y por las mismas razones, toda novela es vida y toda vida, novela.

 

Los personajes de ficción, para que hagan posible una novela (una novela valiosa, se entiende), han de estar profundamente enraizados en la realidad; es decir, han de ser arquetipos. Los arquetipos son modelos simbólicos, síntesis humanas que representan una actitud ante la vida. Lo son Don Quijote, Macbeth, Tartufo, Máximo Manso, Dimitri, Ivan y Alexei Karamazov, Andreas Kartak o ese personaje Josef K. que se enfrenta a un proceso inacabable. Cada arquetipo es un ahondamiento en la realidad. Por eso decía Julián Marías que como mejor podía exponerse una filosofía es a través de una novela.

 

Cuando Pla escribió que todo el que lee novelas pasados los treinta años es un imbécil, tenía razón. Porque la mayor parte de las novelas no tienen personajes verticales (arquetipos) sino personajes horizontales, planos, que se levantan, se duchan, fuman, beben güisqui, van con desgana al trabajo, se demoran en sofisticados juegos eróticos en la cama y a continuación se quedan dormidos. El personaje horizontal puede ser también un arquetipo, pero para eso hay que narrarlo verticalmente, cosa que no es habitual.

 

(Lo anterior está escrito únicamente para exorcizar la fobia propia a la ficción, pero quizá a alguien que sufra el mismo mal le sirva para el mismo fin).

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Archivo
Entradas recientes

10/15/2019

6/6/2019

4/21/2019

Please reload

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© Antonio Pau                                                                        

 

antonio-pau@hotmail.com