Interior

11/11/2017

Alguien ha escogido cada una de las palabras, con extremo cuidado, y luego ha leído lo escrito varias veces, innumerables veces, para ir puliendo alguna pequeña arista inadvertida que aún pudiera quedar. Más de una vez, como si el texto se estuviera repasando solo día y noche en un estrato profundo de la conciencia, le ha venido de pronto una palabra más precisa de la que había escrito, y ha ido inmediatamente a cambiarla. Pasados unos días, cuando el tiempo ha puesto distancia y puede tratar de leer aquello como algo ajeno, se finge un extraño que encuentra aquellas páginas por primera vez y da la vuelta a una frase, tacha una palabra innecesaria, cambia un adjetivo, se da cuenta de que un tiempo verbal es incoherente, convierte un párrafo en dos, añade una coma, la quita y vuelve a colocarla donde la había puesto.

 

Luego alguien (distinto) que ha cogido unas flores amarillas silvestres y las ha puesto en un vaso, se sienta junto a una ventana por la que entra la luz tenue de una tarde que acaba, y oye una voz que le habla con una suave cadencia continua, como el murmullo del arroyo que es siempre idéntico a sí mismo.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Archivo
Entradas recientes

10/15/2019

6/6/2019

4/21/2019

Please reload

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© Antonio Pau                                                                        

 

antonio-pau@hotmail.com