MATÍAS O LOS OTOÑISMOS DE UN QUIETISTA

Los papeles del sitio, Sevilla 2016

«Matías se encontró de pronto con una edad que le resultó difícil entender que fuera la suya. Había llegado inesperadamente, como si la suma de los años estuviese equivocada y fuera el resultado de una operación mal hecha. Al asomarse al espejo veía los rasgos del joven que creía seguir siendo. Pero cada día le sorprendía más la tersura de algunos rostros, lo que significaba que existía otra juventud que era probablemente la verdadera. Casualmente era otoño, un otoño que sería como todos, pero que él percibió esta vez más otoñal que los anteriores, quizá porque no los había vivido, como ahora, frente a un paisaje de grandes árboles que bordean un río. Uno de esos días había aparecido en su vida doblemente otoñal una mujer de extraordinaria dulzura. Sus ojos eran de un castaño claro, casi ámbar, que contrastaba con el negro de todos sus vestidos. Matías no recordaba haber visto ninguna tarde algún adorno que interrumpiera la continuidad de esa negrura. Pero la camisa entreabierta dejaba adivinar un busto blanco y cálido. Hablaba poco. Cuando hablaba era como un cántico sin apenas melodía. Se llamaba Eulalia […]»
 

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey

© Antonio Pau                                                                        

 

antonio-pau@hotmail.com