RILKE APÁTRIDA, Editorial Trotta 2011

Hay un momento decisivo en la vida de Rilke: cuando el poeta, apátrida de corazón, se convierte también, para la sociedad y el derecho, en apátrida. Aunque vivió siempre desligado de las cosas del mundo -las suyas cabían en una maleta cuando cambiaba de residencia- y habitó siempre en ese espacio interior, el Weltinnenraum, donde todo adquiría una dimensión trascendente, su mayor desgarro del entorno se produce en 1919: ha terminado la guerra, se ha deshecho el Imperio Austrohúngaro al que pertenecía, y no sabe a dónde ir. Sus obras se difunden, se venden, pero el marco es una moneda devaluada, que se deshace en sus manos con el paso de los días. Sobrevivir se ha convertido en una incertidumbre cotidiana.

Selección de reseñas y críticas

http://www.antoniopau.com/files/gimgs/28_23.jpg